El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

lunes, 26 de noviembre de 2012

MI VIDA ALCANZÓ SU OTOÑO.





- Mi vida alcanzó su otoño. De ocre y amarillo se tiñe el tiempo mientras contemplo su paso en mi piel.
Un día más y un día menos. Un día que sumar a los vividos y un día que restar a los que aún viviré.

La locura del suicida acude como tantas otras cosas al alma desilusionada que no acaba de comprender, que no termina de ser comprendida. A pesar de lo vivido, a pesar de lo mostrado, a pesar de haber cambiado tras cada equívoco, tras cada decepción y arrepentimiento.




- La desilusión es el suicidio del alma que olvida sus sueños, que se resiste a fijar nuevas metas, retos que superar; que pone de antemano un punto y final a su existencia, más por falta de afirmación personal que por pereza, esto viene después.

No tenemos motivos para desilusionarnos; todo recomienza cada mañana abriéndonos la puerta a las diversas posibilidades del ser. Y nada se altera - en la naturaleza caben todas las alteraciones -, todo es como es, posible; sólo nuestra percepción realiza distinciones.
El tiempo, o mejor dicho, la percepción del transcurrir de nuestra existencia, es sencillamente eso, una percepción que se dimensiona en nuestros cerebros en función de nuestro estado emocional, psicosomático. De ahí que unas veces nos resulte tan rápido su transcurrir y otras tan corto.




lunes, 19 de noviembre de 2012

SACIARON LAS BOCAS, MAS NO LOS CORAZONES.





- Saciaron el hambre de nuestros bocas creyendo que así sofocarían la sed de libertad en nuestros corazones. Olvidaron que sólo la justicia nos hace libres y que nada de lo que consideramos impuesto nos resulta justo. Y crecieron nuestras alas pidiendo libertad, soñando con volar sin ataduras nada más traspasar la puerta que mantenía encerrados nuestros deseos.



Abrieron al fin la verja de la jaula de las voluntades y nos lanzamos al vacío, extendiendo las alas para tomar rumbo a nuestros sueños de libertad. Pero cuanto más libres llegamos a sentirnos más despreciamos la libertad de otros que no volaban a nuestro lado, y olvidando la justicia que pretendíamos pusimos precio a todas las cosas, pues todo quisimos poseer. Nos volvimos injustos y ensuciamos nuestros corazones, a quienes nunca más miraremos con la ternura que necesitamos.  




- Volaremos lejos, más allá de donde se pierde la luz en la oscuridad, pero sólo lo haremos para regresar cuál rayo fugaz que se refleja en un espejo lejano -. Respondió el sentir a las palabras que lo invocaban.



-¿ De verdad creímos que el aire nos pertenecía como la tierra que vimos nueva desde arriba, sobre la corriente cálida que nos elevó sobre ella? 
Somos nosotros quienes pertenecemos a un cuerpo superior, aunque nuestra rebeldía nos impida comprenderlo. 
Creemos poseer las cosas y entregamos por ellas nuestras voluntades. Buscamos nuestras individualidades en la libertad para creer en nosotros mismos, pero volar en soledad es un arduo camino hacia la nada. Por eso volvemos siempre al principio del que partimos, al grupo que vuela unido - "bandada que surca el cielo rizando el viento, perfecta, como un sólo cuerpo, como un único espíritu, dibujando formas nuevas estimuladas por las corrientes que atraviesa" - para posarnos otra vez sobre la tierra que nos hizo nacer.

   

- Nada significa volar en libertad si no compartimos la nuestra. La libertad verdadera implica una cesión de la misma, que a cada uno corresponde como aportación necesaria a la colectividad que nos da cabida, nos protege y que posibilita nuestras realizaciones.

No olvidemos que no nacemos libres, pues nunca dependerá de nosotros esa decisión. Ni fuertes: nuestro llanto suplica a las manos que nos han portado; ni siquiera podríamos decidir nuestro final.

Siempre que impongamos nuestra libertad sobre otros para afianzarnos, provocaremos olas de injusticia de las que no nos libraremos, que harán correr de nuevo los cerrojos de las rejas que enjaulan la libertad.  











miércoles, 7 de noviembre de 2012

TOMAREMOS EL RELEVO SIN MIEDO.






-¿Es que acaso perteneces a la generación del miedo, aquella que cierra filas con los que creen que otros más poderosos decidirán siempre por ellos;que resulta más rentable obedecer que decidir?

¿Eres débil como un niño que sucumbe encadenado a sus caprichos, saciados una y otra vez por quien dirige sus pasos; acostumbrado siempre a obtener para callar y egoísta para compartir?

¿Eres de los que siempre han cogido pero jamás han dado; de los que dicen adelante mas nunca dan el paso; de los que escriben derecho y viven torcidos?

¿Quizás de verdad creíste que no eras ni serías nunca responsable, que otros valores podrían suplantar la responsabilidad que  sólo a ti atañe?




- Si me equivoco; si la realidad nunca ha conseguido doblegar tu voluntad de fundirte con el destino para ser uno con él y realizarte a su lado; si te has rebelado primero contra la indecisión de tus pasos y has seguido caminando a pesar de no saber donde llegarías, soportado la osadía de quienes cerraban tu paso, esperando mientras te preparabas para el momento oportuno, toma sin miedo el relevo, éste es el tuyo.

Todas las crisis sociales parten de la decadencia del poder establecido, el cual también envejece y requiere ser regenerado.
El relevo generacional es clave y decisivo en este proceso de regeneración, y de la capacidad de entrega para la superación de ese momento de inflexión crítica y decisiva, de parte de quienes deben asumir los nuevos cambios, resulta la transición que conduce a la solución de los problemas existentes y a la superación de los retos que nos exige nuestra evolución.




- Asume, ahora que debes y te corresponde, la responsabilidad de decidir, de comprometerte con lo que vislumbras inminente y que tanto tiempo has esperado; de ti también depende el desenlace .
No le niegues la oportunidad a tu destino y toma las riendas de la vida que te corresponde; el futuro no será posible sin ti, sin la fuerza de tu juventud adulta y la valía de tu experiencia.




jueves, 1 de noviembre de 2012

FRASES QUE CONOZCO Y FOTOS QUE BUSCO.




- "La vida no tiene precio".

- ¿Será por ello por lo que siempre ponemos un precio a la muerte?
Es curioso, pero muchos valen más después de muertos.



"Todo tiene remedio en esta vida, menos la muerte".

- Si es así ¿por qué nuestro empeño en evitarla?
¿Nos resultaría mejor aceptarla?
La respuesta es sí. Sin aceptación no podremos prepararnos para ella y viviremos angustiados.
Es duro reconocer que la muerte regenera la vida, pues la nuestra también será regenerada, mas está en la naturaleza de las cosas.








"Vale más lo que unos ofrecen que lo que otros dan".

- ¿No está en esto el principio de la publicidad?
¿Nos transmite una visión verdadera quien mejor se ofrece?
-¿Da más quien ofrece más?






"La amistad y los negocios no tienen nada que ver".

- ¿Se puede pagar con dinero un favor?
¿Se compra la amistad?









"Si canto, me llaman loco. Si bebo vino, borracho. Y si no lo bebo, miserable".

-¿Cómo mostrarse al mundo, si no es sin miedos, sin complejos, sin buscar más que el ser mismo, único e irrepetible?