El adiestrador de mandriles.

El adiestrador de mandriles.
Diseño de imagen: Manolo García.

lunes, 17 de diciembre de 2012

PINTADO DE NEGRO.






 - Pinté de negro el lienzo de mi vida para tapar los errores del pasado. Después comprendí que no había aprendido a componer sobre el blanco inmaculado, y que nadie más que el maestro experimentado, de la luz puede crear vida en las sombras. Que quien no sobrevive a la intensidad de la luz, perece en el olvido de la oscuridad.

Mas el negro había sepultado los colores de mi ilusión pasada, aquella que nunca podría borrar del todo, pues sus pinceladas perdurarían sobre la textura de la tela para siempre, visibles a contraluz.

Y decidí, que el viejo lienzo pintado de negro se quedase así, adornando el rincón oscuro de mi refugio. Mi necesidad de componer un cuadro nuevo, lleno de vida, no pasaba por el negro, el negro no es un color. Tenía que aprender todo aquello que antes había dejado de lado, para deshilachar el haz de luz hasta convertirlo en arco iris.  




  

viernes, 14 de diciembre de 2012

LUCES Y SOMBRAS





- Luces y sombras componen la física del carácter humano. Luces que creemos sólo nuestras, y sombras que desterramos como impropias.

Perseguimos deslumbrar con nuestra luz para que todos reconozcan el valor que creemos poseer, mas a menudo sucede, que quedamos cegados por su estela por no volver la vista para descansar en las sombras que nos persiguen; aquellas que nos permiten descubrir en otros la luz que desvela las suyas.

Detrás de las sombras existe toda una vida que abandonamos buscando brillar y que iluminan con su luz quienes nos siguen.







miércoles, 12 de diciembre de 2012

NIEBLA DE INVIERNO.





- Niebla en la mente y frío en el corazón. Como en invierno, cuando todo muere por un momento bajo el mandato del tiempo oscuro.
No sobreviví a la luz cegadora para sucumbir también como todo lo efímero y por tanto caduco a mi tiempo, aunque el alma recobre las brumas del mañana incierto, angustiada por la espera imprescindible.

- El árbol sano y erguido se tala antes de que madure su vida. El que crece raquítico y torcido se salva por su inutilidad - dice el sabio.
Acaso mi vida se deba a la inutilidad, pero mi supervivencia servirá de cobijo para otros; como aquellos a quienes la tradición reúne en fiesta en el buen tiempo, bajo el árbol centenario que ha crecido solo y olvidado en la llanura arrancada al bosque.





Fuerza, viento y marea, golpean mi voluntad de mostrarme como soy, como siento, como amo. Venceré a los elementos que azotan mi ánimo, pues bajo mi muralla hay cimientos sólidos y otros que me aman hacen contrafuertes imposibles de derribar.
Cederán en su afán los elementos con su carga de deseos estrellados en el muro de mi firme decisión, de la fuerza de mi amor.








sábado, 8 de diciembre de 2012

BUSCO EN LA NATURALEZA EL SILENCIO DE MI ALMA.





- Busco en la naturaleza el silencio necesario para escuchar la voz que grita desde mi interior ahogada por la insatisfacción de la rutina y el ajetreo diario; atrapada por la multitud de voces que rodean mi soledad y sin las cuales tampoco sabría vivir.

Me pierdo entonces en el murmullo de los árboles que se mecen perezosos por la brisa del atardecer, y que se lleva sus hojas caducas en pequeños remolinos. Levanto mi mirar al cielo, que vislumbro azul etéreo entre sus copas, pues cientos de pajarillos se elevan en armoniosa bandada hasta desaparecer en el claro como una fragancia diáfana que se disuelve a su paso.

Respiro con fuerza el aire puro, impregnado del aroma de la tamuja mojada, y libero al fin mis pulmones encogidos por la congoja que provoca la tensión en la espera del porvenir.





- He dejado escapar el aire entre mis labios despacio, como si no quisiera perderlo, pues comprendo que es lo único que necesito para sentir cada momento; como éste que ahora aprecio íntimo e irrepetible en mi consciencia.

Y se ha esfumado la voz que contrariaba mi paciencia bloqueando la decisión de cada momento, como todas indispensable, vital.
¿Dónde quedó su furia, su ansia voraz, su inconformismo asesino, ahora que el silencio de la calma se ha instalado en mi alma?
¿Por qué calla y se esconde?¿Acaso no he venido hasta aquí para reconocerla y escucharla en soledad?





- He recobrado el aliento que retenía mi respiración entrecortada, contenida por la desorientación que provoca el desánimo, y regreso limpio de espíritu oyendo únicamente la voz que nace de mi interior y que brota en los labios cuando recito en voz alta una oración; aquella que se gravó en mi inconsciencia de niño y que sólo ahora soy capaz de comprender. 

Entrevista a Pablo Gonzalez

lunes, 26 de noviembre de 2012

MI VIDA ALCANZÓ SU OTOÑO.





- Mi vida alcanzó su otoño. De ocre y amarillo se tiñe el tiempo mientras contemplo su paso en mi piel.
Un día más y un día menos. Un día que sumar a los vividos y un día que restar a los que aún viviré.

La locura del suicida acude como tantas otras cosas al alma desilusionada que no acaba de comprender, que no termina de ser comprendida. A pesar de lo vivido, a pesar de lo mostrado, a pesar de haber cambiado tras cada equívoco, tras cada decepción y arrepentimiento.




- La desilusión es el suicidio del alma que olvida sus sueños, que se resiste a fijar nuevas metas, retos que superar; que pone de antemano un punto y final a su existencia, más por falta de afirmación personal que por pereza, esto viene después.

No tenemos motivos para desilusionarnos; todo recomienza cada mañana abriéndonos la puerta a las diversas posibilidades del ser. Y nada se altera - en la naturaleza caben todas las alteraciones -, todo es como es, posible; sólo nuestra percepción realiza distinciones.
El tiempo, o mejor dicho, la percepción del transcurrir de nuestra existencia, es sencillamente eso, una percepción que se dimensiona en nuestros cerebros en función de nuestro estado emocional, psicosomático. De ahí que unas veces nos resulte tan rápido su transcurrir y otras tan corto.




lunes, 19 de noviembre de 2012

SACIARON LAS BOCAS, MAS NO LOS CORAZONES.





- Saciaron el hambre de nuestros bocas creyendo que así sofocarían la sed de libertad en nuestros corazones. Olvidaron que sólo la justicia nos hace libres y que nada de lo que consideramos impuesto nos resulta justo. Y crecieron nuestras alas pidiendo libertad, soñando con volar sin ataduras nada más traspasar la puerta que mantenía encerrados nuestros deseos.



Abrieron al fin la verja de la jaula de las voluntades y nos lanzamos al vacío, extendiendo las alas para tomar rumbo a nuestros sueños de libertad. Pero cuanto más libres llegamos a sentirnos más despreciamos la libertad de otros que no volaban a nuestro lado, y olvidando la justicia que pretendíamos pusimos precio a todas las cosas, pues todo quisimos poseer. Nos volvimos injustos y ensuciamos nuestros corazones, a quienes nunca más miraremos con la ternura que necesitamos.  




- Volaremos lejos, más allá de donde se pierde la luz en la oscuridad, pero sólo lo haremos para regresar cuál rayo fugaz que se refleja en un espejo lejano -. Respondió el sentir a las palabras que lo invocaban.



-¿ De verdad creímos que el aire nos pertenecía como la tierra que vimos nueva desde arriba, sobre la corriente cálida que nos elevó sobre ella? 
Somos nosotros quienes pertenecemos a un cuerpo superior, aunque nuestra rebeldía nos impida comprenderlo. 
Creemos poseer las cosas y entregamos por ellas nuestras voluntades. Buscamos nuestras individualidades en la libertad para creer en nosotros mismos, pero volar en soledad es un arduo camino hacia la nada. Por eso volvemos siempre al principio del que partimos, al grupo que vuela unido - "bandada que surca el cielo rizando el viento, perfecta, como un sólo cuerpo, como un único espíritu, dibujando formas nuevas estimuladas por las corrientes que atraviesa" - para posarnos otra vez sobre la tierra que nos hizo nacer.

   

- Nada significa volar en libertad si no compartimos la nuestra. La libertad verdadera implica una cesión de la misma, que a cada uno corresponde como aportación necesaria a la colectividad que nos da cabida, nos protege y que posibilita nuestras realizaciones.

No olvidemos que no nacemos libres, pues nunca dependerá de nosotros esa decisión. Ni fuertes: nuestro llanto suplica a las manos que nos han portado; ni siquiera podríamos decidir nuestro final.

Siempre que impongamos nuestra libertad sobre otros para afianzarnos, provocaremos olas de injusticia de las que no nos libraremos, que harán correr de nuevo los cerrojos de las rejas que enjaulan la libertad.  











miércoles, 7 de noviembre de 2012

TOMAREMOS EL RELEVO SIN MIEDO.






-¿Es que acaso perteneces a la generación del miedo, aquella que cierra filas con los que creen que otros más poderosos decidirán siempre por ellos;que resulta más rentable obedecer que decidir?

¿Eres débil como un niño que sucumbe encadenado a sus caprichos, saciados una y otra vez por quien dirige sus pasos; acostumbrado siempre a obtener para callar y egoísta para compartir?

¿Eres de los que siempre han cogido pero jamás han dado; de los que dicen adelante mas nunca dan el paso; de los que escriben derecho y viven torcidos?

¿Quizás de verdad creíste que no eras ni serías nunca responsable, que otros valores podrían suplantar la responsabilidad que  sólo a ti atañe?




- Si me equivoco; si la realidad nunca ha conseguido doblegar tu voluntad de fundirte con el destino para ser uno con él y realizarte a su lado; si te has rebelado primero contra la indecisión de tus pasos y has seguido caminando a pesar de no saber donde llegarías, soportado la osadía de quienes cerraban tu paso, esperando mientras te preparabas para el momento oportuno, toma sin miedo el relevo, éste es el tuyo.

Todas las crisis sociales parten de la decadencia del poder establecido, el cual también envejece y requiere ser regenerado.
El relevo generacional es clave y decisivo en este proceso de regeneración, y de la capacidad de entrega para la superación de ese momento de inflexión crítica y decisiva, de parte de quienes deben asumir los nuevos cambios, resulta la transición que conduce a la solución de los problemas existentes y a la superación de los retos que nos exige nuestra evolución.




- Asume, ahora que debes y te corresponde, la responsabilidad de decidir, de comprometerte con lo que vislumbras inminente y que tanto tiempo has esperado; de ti también depende el desenlace .
No le niegues la oportunidad a tu destino y toma las riendas de la vida que te corresponde; el futuro no será posible sin ti, sin la fuerza de tu juventud adulta y la valía de tu experiencia.




jueves, 1 de noviembre de 2012

FRASES QUE CONOZCO Y FOTOS QUE BUSCO.




- "La vida no tiene precio".

- ¿Será por ello por lo que siempre ponemos un precio a la muerte?
Es curioso, pero muchos valen más después de muertos.



"Todo tiene remedio en esta vida, menos la muerte".

- Si es así ¿por qué nuestro empeño en evitarla?
¿Nos resultaría mejor aceptarla?
La respuesta es sí. Sin aceptación no podremos prepararnos para ella y viviremos angustiados.
Es duro reconocer que la muerte regenera la vida, pues la nuestra también será regenerada, mas está en la naturaleza de las cosas.








"Vale más lo que unos ofrecen que lo que otros dan".

- ¿No está en esto el principio de la publicidad?
¿Nos transmite una visión verdadera quien mejor se ofrece?
-¿Da más quien ofrece más?






"La amistad y los negocios no tienen nada que ver".

- ¿Se puede pagar con dinero un favor?
¿Se compra la amistad?









"Si canto, me llaman loco. Si bebo vino, borracho. Y si no lo bebo, miserable".

-¿Cómo mostrarse al mundo, si no es sin miedos, sin complejos, sin buscar más que el ser mismo, único e irrepetible?









lunes, 29 de octubre de 2012

EL VALOR DE LA PROFECÍA.






- Enséñame el secreto que tan celoso guardas, que hace que tus pasos parezcan  siempre certeros, infalibles. Quiero saber de las observaciones que maneja la cábala para mostrarte el porvenir que anuncia tu profecía, pues deseo vislumbrar el tiempo que vendrá y sentirme seguro - dijeron las palabras -. Y el sentir respondió:

-  ¿ Acaso crees que te sentirás seguro por augurar lo que vendrá? Tu seguridad no va unida al acierto en el pronóstico, sino al pronóstico mismo, que no siempre será favorable.

La profecía no nace de la observación cuántica e interesada, más bien de la contemplación sin más. La observación busca una respuesta a sus preguntas mientras que la contemplación no pretende nada; sólo ve pasar.
La profecía no es un "don", sino una desgracia para el profeta que la anuncia, pues seguro desearía no tener que hacerlo, ya que nadie le creerá y se convertirá en un estigma de su tiempo mientras avance su corta existencia.




- Observar es ver desde fuera; contemplar es mirar desde el interior. Sólo desde la sombra se ve la luz; sólo en la luz se esconden las sombras.

miércoles, 10 de octubre de 2012

COMPARTIREMOS TODO.







- Paro por un momento en mi azarosa carrera por el tiempo que respiro y trato de contenerlo en mi aliento un instante nada más. Entonces miro a mi alrededor y veo la desigualdad que condena a los seres humanos a su infelicidad, separando a unos de los otros por el reparto de las riquezas. Y a un lado y al otro de la linea imaginaria que aparta la miseria de la opulencia, advierto el mismo reparto injusto que corrompe el corazón de los hombres. Unos son condenados indefinidamente a repartirse su miseria, mientras los otros, como incontinentes avaros, se reparten el beneficio de aquello que acumulan con voracidad y que no les corresponde por innecesario, vendiéndolo a un altísimo interés a los mismos a quienes antes expropiaron su parte.
Mas no consiguen la serenidad necesaria, el sosiego que permite la calma, porque obsesionados en conservar sus tesoros son invadidos por la inseguridad que les impide descansar su sueño, que desconfía de cada movimiento que perturba el silencio de sus noches. 

¡ Y mis pies parecen cautivos del círculo que describo con la mirada de mis ojos impotentes, incrédulos y decepcionados !




Y el sentir se reveló:

- El mal que comporta la desigualdad proviene del reparto. No existe reparto justo.  Cualquier reparto, por equitativo que sea, es momentáneo, inconsistente y fugaz; bastaría ponerlo en práctica hoy para comprobar mañana que no se adapta a nuestras expectativas, pues pronto los intereses individuales, fomentados por las debilidades humanas, romperán el compromiso. 

El ser humano, por su carácter especial, se resiste a compartir. Compartir es la ley natural por la que se rigen las demás especies; hasta los buitres comparten la carroña: cada uno toma sólo lo propio y necesario. Pero el ser humano es un inadaptado del medio natural que lo contiene y alberga. Necesita acumular para construir su mundo particular, artificial, por él creado, pues desea perdurar, no ser substituido. Y por ello busca espacio vital que habrá de conquistar y adaptar a sí mismo, para lo que emplea su fuerza en transformar el medio que le rodea generando inevitablemente conflictos y transformaciones no calculadas, no deseadas demasiadas veces.




- Quizás la especie humana no sea aún consciente de su transcendencia, y mucho menos, de los orígenes que la hicieron distinguirse del resto como especie creadora.
Todavía se esfuerza inútilmente en repartir incluso lo que no termina nunca de crecer, lo que no se puede dividir, lo que no ha sucedido todavía.
Y sin reconocer sus capacidades no crea, sino que transforma, acapara y no comparte; y en esto está el origen de todos sus males.




lunes, 1 de octubre de 2012

DESCONFÍA DE LA VENGANZA.




- Siento otra vez el odio mordiendo mi espíritu y me revuelvo de dolor. La impotencia corroe el momento que respiro y la venganza llama con violencia a mi dignidad menospreciada. 
Intenta regresar el mal que había conseguido desterrar lejos de mí, conozco su amenaza y la temo; se cuán fácil resulta equivocarse cuando el miedo aprieta el estómago y estrangula la garganta.
Se revela ante mí la venganza como único consuelo, avivada por las ansias de recuperar mi orgullo arrastrado por el suelo.
Me levanto y juro al cielo que responderé al mal con mal, que combatiré con sus mismas armas si hace falta para derrotarlo, para apartarlo de mí una vez más, definitivamente. Mas de pronto quedo mudo y me pregunto si sólo intenta que juegue a su juego, que caiga en sus garras para que nunca más pueda librarme de él.











Entonces se reveló el sentir:

-¿Es que no sabes que la venganza es el germen del mal, como el perdón la fuerza del bien? Al mal sólo se le puede derrotar desde el perdón, pues nunca podremos librarnos de su recuerdo. El perdón es el escudo que refleja el mal contra sí mismo, y en esto consiste su derrota, en su impotencia.
Si buscamos nuestro resarcimiento caemos en su juego, en el que no existen reglas y donde siempre nos espera la traición que nos arrastrará al final que no deseamos. Entonces tendrá entre rejas nuestra voluntad para siempre.




- Dentro de nuestro tiempo existen todas las posibilidades, todas las experiencias, por corto que nos parezca; y cada acción, aún la más oculta, tiene un viaje de ira y vuelta.
Sólo es cuestión de esperar el retorno de nuestro agravio perdonando, pues llegara la hora, que indefenso se encontrara atrapado en nuestra mano abierta, para no partir jamás sin nuestro permiso.

jueves, 27 de septiembre de 2012

ECHÉ A VOLAR PREMATURAMENTE.





- Eché a volar prematuramente, sin haberme preparado antes, y salté confiado al vacío enorme respondiendo a la llamada que ansiaba, que llegó como una corriente cálida abriendo mis alas para impulsarme con fuerza hacia arriba. Una llamada al imperio de mis deseos que reclamaba al ser auténtico y vital que ya luchaba en mi interior para realizarse.

Remonté entonces el vuelo y ascendí sobre todo lo que dejaría atrás y que amaba porque era feliz. 
Después planeé, jugando con el viento sobre cada sitio y rincón que todavía acogía mi existencia incipiente, escenario de mis recuerdos recientes y de mis ilusiones. Para despedirme, para agradecer a todas las cosas y a todos los seres el haberme aceptado y protegido.
Y juré que regresaría un día siendo otro, que respiraría de nuevo el oxigeno puro, dulce, expandiéndose en los pulmones hasta dilatar mis fosas nasales haciendo doloroso su paso. 








- Y volé lejos, en pos de mis sueños de niño, buscando el ser que deseaba y que había ensayado en mis juegos tantas veces. Aquel que era capaz de mutar de personaje sin dejar de ser el mismo, pues estaba hecho de una pieza y era indestructible.
Pero mis alas fueron cortadas cuando pisé el suelo, donde confundido y engañado, fui enjaulado para entregar mis sueños a una nueva realidad en la cuál yo no era importante, en la que nunca sería su protagonista; donde el yo que pretendía quedaría diluido con cientos de yoes enjaulados.

  


- Sería largo mi desengaño, tanto como mi ilusión defraudada, que se resistía a las reglas que atan la personalidad para retener al espíritu que sólo pretende mostrarse totalmente libre, sin corsés que dificulten su desarrollo.

Me estrellé una y otra vez contra la alambrada antes de reconocer que nunca saldría por mi voluntad si abandonaba mi ser por ello, y preferí morir intentando volar de nuevo que vivir como otros me imponían.


























- Inicié entonces la lucha agitando mis alas hasta conseguir que otros también lo hicieran, invitándolos a la sedición, a la rebelión permanente contra el sistema que consideraba injusto, que esclavizaba los cuerpos para dominar a las mentes. Mas pocos fueron los que se atrevieron a seguirme y esos pocos urdieron la traición contra mí, pues el miedo venció a su voluntad y no quisieron entregarse al sacrificio necesario.







- Fui apartado y expulsado finalmente, con las alas rotas y el corazón partido por el desengaño de las ilusiones robadas. No era ya la pequeña ave que un día partió para crecer, ser grande y regresar cargado con más ilusiones y retos; era un pájaro demasiado maduro para su edad, pero aún muy joven para ser independiente. Regresaría a duras penas, con las alas rotas y el cuerpo dolorido al viejo nido que me vio partir, con el mismo equipaje y las mismas manos vacías.











miércoles, 19 de septiembre de 2012

SÓLO SE POSEE LO QUE SE NOS DA DE CORAZÓN.




- La causa de mi pena es haber perdido lo que encontré en el camino; aquello que cargué hasta aquí con tanto esfuerzo y que sentí mio porque pagaba por ello. Ahora no puedo más y debo cortar la cuerda que me ata a tan pesado lastre - del cuál pende mi destino -, para no verme arrastrado al precipicio que vislumbro cerca, aparentemente inevitable.








- ¿ Daré marcha atrás; desandaré lo andado para volver a empezar?
¿ Para qué gasté entonces tantas fuerzas; para qué tanto derroche de ilusión?
¿ Dónde quedaron mis ambiciones; sepultadas bajo la losa del "querer y no poder", "del ser y no ser", de la deuda que no se puede pagar?









- Todo aquello por lo que tenemos que pagar no nos pertenece. De ahí que sea siempre mejor no poseer, ya que nacemos desnudos - se reveló el sentir -. La ambición de poseer del ser humano es lo que retrasa su evolución; nada en este mundo puede ser nuestro totalmente y por mucho tiempo, pues somos caducos a él como también lo son el resto de los seres, de las cosas.


.


- Quizás tu pesar no se deba a lo que has perdido y a lo que perderás, sino al vacío que deja el haberse equivocado. Pero no estés triste, pues ahora has aprendido que sólo se posee lo que se nos da de corazón, como las caricias al nacer. Que vivimos de la caridad del resto de los seres y que no nacemos para coger, sino para dar lo mejor de nosotros mismos mientras nos desgastamos con el resto de las cosas, naturalmente.





- Que no te derrote el desengaño por las fuerzas derrochadas en tu ilusión materialista, pues aún queda lo mejor de ti para donarlo a la vida, para darlo a los demás mientras tomas de ellos su parte, aquello que te darán y que no tendrás que pagar.
Nada vuelve atrás, como tampoco podemos repetir nuestro pasado. El paso que darás será enorme y adelante si tu quieres. Porque querer es poder, no lo olvides: quisiste lo imposible y lo conseguiste por un tiempo.
¿Cuantos tiempos has vivido?
¿Cuantos más vivirás?
¿Estás seguro? Ponte en marcha entonces, ahora que por fin has aprendido.